Buscar

Gema Tabares Merino, orgullasamente afromexicana


Mi nombre es Gema Tabares Merino, y soy orgullosamente afromexicana por mi ancestralidad, por mi gastronomía, por mis costumbres y por mi territorio. Durante toda mi eduación básica, cada lunes cantábamos el himno nacional, y es que en México el discurso político y oficial del Estado en torno a la nación mexicana siempre imperó la homogeneización de la identidad nacional y de la diversidad cultural y fue bajo esta noción discursiva de la identidad mestiza que se invisibilizó, históricamente a los pueblos indígenas y al Pueblo Afromexicano. El proceso para encontrar mi identidad afrodescendiente ha sido difícil, cuestionado, llorado pero sobre todo, defendido porque creo firmemente que nuestra lucha está siendo escuchada. Por eso, la visita que realizamos como delegación de representantes de comunidades y organizaciones indígenas y afrodescendientes del Movimiento de Liberación Negra e Indígena, llenó mi corazón de alegría al saber y sentir que los pueblos del Abya Yala estamos unidos, que buscamos el bien colectivo y la paz.


La lucha de la Nación Anishinabee es la misma lucha de todos los pueblos del Abya Yala: luchamos para defender el territorio, el territorio ha sido lo que nos unió para solidarizarnos y exigir la suspensión de la construcción del oleoducto Línea 3. Nos unimos como pueblos para luchar contra el cambio climático. En el Norte también hay Sur y en el Norte también hay pueblos en resistencia.





Ser parte del Movimiento de Liberación Negra e Indígena fue redescubrirme afrodescendiente. Saber que mi historia es la misma historia de mis hermanas y hermanos que venimos de descendientes de poblaciones africanas que llegaron durante el periodo colonial en el siglo XVI, por medio del comercio y la forzada esclavitud transatlántica, que hasta el día de hoy nos han invisibilizado sistemáticamente, pero un día, decidimos organizarnos y caminar junto con más pueblos para decir, ya basta! Ser parte del Movimiento de Liberación Negra e Indígena significó tomar con más fuerza mi identidad y aferrarme a ella, significó reconocer mis privilegios y apostar a una lucha colectiva. Durante el recorrido que realizamos tuve un mar de emociones, lloré en silencio y sonreí más de una vez. Uno de los momentos más difíciles fue cuando sentí quebrarme frente a la silueta de Goerge Floyd, pero tener a mi lado a mujeres indígenas y afrodescendientes que me sostuvieron, me bastó para saber que no estoy sola.


Para mí ser parte del Movimiento de Liberación Negra e Indígena significa luchar en colectivo por nuestros derechos humanos, juntes gritamos: ¡Ya basta de opresiones sobre nuestro cuerpo, ya basta de opresiones sobre nuestro territorio! los pueblos indígenas y afrodescendientes luchamos contra la homofobia, contra las políticas de migración represiva, contra el racismo, contra la discriminación, y sobre todo, nuestra lucha es por la libertad.


Soy orgullasamente afromexicana y soy orgullosamente parte del Movimiento de Liberación Negra e Indígena!




15 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

INDÍGENAS ASESINADOS EN LA RESERVA DE BIÓSFERA BOSAWAS

Nos solidarizamos, como movimiento, con nuestros hermanos y hermanas de Nicaragua que se encuentran en resistencia frente a las amenazas extractivas. Exigimos que pare la violencia y el racismo. Los p